English 91 399 58 81
Compartir

Diseñar productos frescos y diferentes para un mismo sector

2 julio, 2020

Si tienes experiencia en el mundo del diseño, habrás notado que muchas veces las consultoras tienen grandes clientes de un mismo sector. Y sí, en Redbility no somos la excepción.

Nuestra cartera de clientes es muy amplia y muchos de ellos pertenecen a los mismos sectores: banca, telecomunicaciones, industria… Por lo que es normal afrontar varios proyectos del mismo tipo y plantearse cómo conseguir productos frescos y únicos adaptados a cada cliente.

Está claro que cuando tienes proyectos en los que los clientes pertenecen a distintos sectores es más sencillo encontrar soluciones diferentes. Al final desligarse del proyecto anterior no resulta tan complicado si el siguiente no tiene nada que ver.

El reto viene cuando un equipo encadena varios proyectos del mismo sector, ¿cómo conseguimos hacer productos diferenciados e innovadores para cada uno de ellos? ¡Pues esforzándonos al máximo y encontrando la propuesta de valor que les diferencia!

Antes de empezar…

Cuando hablamos de procesos de creación tenemos que tener en cuenta que existen tantos como diseñadores. Debemos saber que un proceso de creación es algo personal e intuitivo, basado en nuestros conocimientos, experiencias e incluso nuestra personalidad.

La forma en la que llevamos a cabo el desarrollo de un proyecto desde que se acerca el cliente a nosotros hasta conseguir el resultado final, contiene una serie de pasos con los que nos sentimos cómodos y que seguimos para alcanzar unos objetivos concretos.

En este post explicamos el proceso dentro de Redbility a la hora de empezar un proyecto y cómo afronta el departamento Visual cada uno de los retos para conseguir la excelencia en el producto.

Abórdalo como si fuera único

Lo más importante es tratar cada proyecto como único. Está claro que ese es el reto al que nos enfrentamos y quizás suene a cliché pero esta premisa es fundamental para empezar con buen pie. 

Seguramente ya hayas hecho varios proyectos como el que tienes entre manos pero debes tener una mentalidad abierta para no agarrarte a una solución que, a priori, parece fácil.

¿Qué le diferencia del resto?

Para no caer en este error, conoce a tu cliente y sus objetivos, plantéate qué quiere y qué necesita, identifica qué quieren los usuarios, y por último…toma nota en cada reunión. Durante las reuniones los clientes suelen soltarse más y dar pistas de lo que esperan de tu trabajo, eso te ayudará durante todo el desarrollo.

Inspírate, ¡no siempre hay que reinventar la rueda!

Ahora bien, imaginémonos frente al ordenador mirando el lienzo en blanco. ¿Cómo empezamos? Cuando abordamos un proyecto nuevo en Redbility, una de las fases más importantes al inicio es la búsqueda de inspiración.

No debes descuidar lo que ocurre a tu alrededor, tómate el tiempo para ver, inspirarte, saber lo que puede encajar más con tu cliente, lo que no… Esta fase se convierte en un ejercicio de investigación que puede durar días.

Recopila, analiza y ordena toda esta información en un único lugar al que puedas volver siempre que lo necesites. Toma nota de los elementos visuales, las tipografías usadas, el tono de las imágenes, la comunicación, la paleta de colores, los puntos en los que coinciden o se diferencian de tu inspiración.

Una buena herramienta para realizar este proceso es Pinterest. Nosotros la usamos para crear tableros y subtableros en los que centralizar de manera ordenada cada inspiración que encontramos. Y nunca está de más acompañar cada imagen con una breve descripción explicando el por qué guardamos dicha imagen. Además, si algún otro miembro del equipo ve algo que encaja con el proyecto, desde perfiles UX hasta front, puede añadirlo al tablero. ¡Es una gran herramienta colaborativa!

Otra forma de tener toda esta inspiración más localizada es creando una página en Figma, Sketch, Adobe XD o la plataforma que utilices. Lo importante es que te resulte cómodo acceder a esta investigación para volver a ella en cualquier momento y que no quede en el olvido.

Diferénciate únicamente si está justificado y aporta valor al diseño

No descuides a la competencia

Quizás en un inicio creas que el camino más directo a la solución sea la de hacer lo contrario de lo que hace la competencia para conseguir diferenciarte, sin embargo, esto puede ser un error si no se justifica bien en tu diseño.

Lo importante al analizar la competencia es entender lo que hacen y separar las buenas prácticas – tanto a nivel de experiencia de usuario como a nivel de negocio – de las que no lo son, para crear un producto diferente a lo que ya se ha hecho.

Debemos buscar un equilibrio entre la diferenciación y la aplicación de buenas prácticas que encontremos en nuestros competidores. Así te resultará más fácil justificar cada decisión que tomes en tu diseño.

Está todo inventado…¿o no?

Nunca serás lo suficientemente original, acéptalo. Si bien crear algo nuevo que marque tendencia es una de las finalidades que perseguimos, debes saber que probablemente lo que hagas ya lo han hecho anteriormente otros y esto no debe frustrarte.

Ten en cuenta que nos inspiramos incluso de una manera inconsciente. De hecho, no es nada malo, nuestra memoria almacena y reconoce estos recuerdos dejando salir las mejores ideas para aplicarlas en nuestros proyectos.

Debes aprovechar esto pero siempre agregando un toque personal basado en tu experiencia, la forma en la que creas y tu personalidad, para conseguir un trabajo que quizás no sea del todo original pero que ahora lleva el sello de tu equipo.

Escribe, escribe, colorea, colorea,…

Seguro que aunque sabes que estos aspectos son importantes, muchas veces no le das toda la importancia que deberías. Basándonos en los elementos visuales mínimos como son la tipografía, el color, el tono de comunicación, entre otros… Y variándolos de un proyecto a otro, podemos conseguir resultados diferentes.

No siempre tienes que reinventarte

Seguro que más de una vez te has enfrascado en intentar mejorar algo que ya funcionaba pero te recomiendo que, a menos que aportes un gran valor, no te estanques en cambiar algo si está bien hecho.

No necesitas cambiar aquello que funciona para diferenciar tu producto, puedes crear productos frescos basándote en otros elementos. Pero si todavía quieres intentar cambiar algo te animamos a que lo hagas sin que se te vaya la vida (y tu timing) en ello.

Confía en tu equipo, cuatro ojos ven mejor que dos

Otro consejo fundamental para conseguir productos de calidad diferentes cuando te sientes estancado es apoyarte en tu equipo. Cuenta con ellos para agregar una visión fresca al proyecto, como suelen decir: “Cuatro ojos ven mejor que dos”. 

En Redbility, somos un gran equipo, incluso una pequeña familia y por ello siempre estamos dispuestos a colaborar entre nosotros. En ocasiones, puede costarte encontrar la solución a un problema al estar muy metido en el proyecto, si pides consejo a un compañero va a saber guiarte hacia nuevos caminos. Quizás algunos funcionen y otros no, lo importante es tener diferentes vías que explorar.

¡Cuestiona todo… incluso si lo haces tú!

Por último, te aconsejamos que te cuestiones la solución. Cuestionarse es un buen ejercicio para alcanzar la excelencia en tus productos, pues es la forma en la que sacas el máximo partido a todo tu trabajo. 

Además, siempre puedes pedir feedback a alguien externo al proyecto para validar la solución, recuerda que si la solución a la que has llegado no alcanza los objetivos del usuario, tu trabajo no tendrá valor. Un friends & family nunca está de más.

Recuerda que ésta es sólo una forma de trabajar y que hay otras muchas. Aplica a tu entorno profesional aquella con la que te sientas más cómodo, solo así conseguirás resultados excelentes.

También te puede interesar

Compartir

Suscríbete a nuestra newsletter