English 91 399 58 81
Compartir

Front-end como parte de la experiencia de usuario

2 julio, 2020

Nos hemos acostumbrado a creer que la labor de un Front-end es únicamente llevar un diseño a la realidad, como si fuera una mera imitación del original, algo casi platónico, pero ser Front-end es mucho más que eso; va mucho más allá del pixel perfect, la cosa va de entender que estás desarrollando un producto final, un producto que lleva detrás un negocio y que, sobre todo, estará al servicio del usuario.

Ser Front-end es mucho más que maquetar un diseño, es ser responsable de aumentar el nivel de la experiencia del usuario.

Nuestra filosofía es que el Front-end forme parte de un proyecto desde el principio, no es el eslabón final, sino que forma parte del ciclo UX. En muchas ocasiones trabajamos codo con codo, analizamos la tecnología que vamos a utilizar cuando estamos trabajando el visual y la arquitectura. Somos departamentos completamente transversales y dependientes, y siempre buscamos la mejor forma de que la esencia se mantenga intacta desde el momento en el que empezamos a desarrollar un producto digital.

Investigación, Arquitectura, Visual y Front-end. El ciclo completo de UX

En Redbility, nuestra metodología de trabajo es transversal, entendemos desde el principio de un proyecto que todas las partes están implicadas en el producto final, que las partes forman un todo, y que al final un Front-end tiene mucho que decir y aportar sobre interacciones, siendo el responsable final de guiar al usuario hacia donde queremos llevarle. De nada nos sirve tener un wireframe conceptual o un diseño visual cuando nuestro producto va a ser 100% digital y finalmente se va a traducir en código. El Front-end es responsable de que ese código se construya con los mejores materiales posibles.

Filosofía y metodología modular

Nuestra metodología se basa en la construcción modular. Desde la conceptualización de un producto en wireframes, ya definimos los módulos que pasarán luego por un diseño visual y que finalmente quedará reflejado en el Front-end, respetando toda la funcionalidad definida desde arquitectura y manteniendo incluso la misma nomenclatura. Posteriormente construimos las páginas con esos módulos, incluyendo las imágenes como bloques de colores donde definimos las resoluciones y los puntos de foco que nos interesa según la estrategia de negocio que hemos realizado para el producto digital.

UX y la interacción Front. La diferencia entre 6000ms o 3000ms importa

El Front-end es el máximo responsable final de desarrollar las interacciones que el usuario tendrá con nuestro producto digital. Es importante que sepamos cómo crear una narrativa con las interacciones, es esencial entender que el responsive no es sólo usar tres puntos de corte, sino hacer que nuestro producto sea lo más rentable y eficaz posible, y entender el negocio enfocándonos en esconder o mostrar lo más importante destacando los puntos claves del negocio.

Validación y certificación de producto

Que definamos un buen wireframe o hagamos un diseño visual increíble no nos garantiza que nuestro producto final esté 100% certificado y con la garantía de haber cumplido con nuestro trabajo. Por eso, una vez programado el front-end, cada área se dedica a validar y certificar que el producto ha quedado excelente y cumple con los criterios que definimos.

Como conclusión, podemos afirmar que el Front-end es una parte fundamental y decisiva a la hora de desarrollar un producto digital, y como tal, debe estar presente en las primeras etapas del proyecto ya que es el departamento responsable de guiar al usuario en su navegación y hacer que la experiencia sea completa.

También te puede interesar

Compartir

Suscríbete a nuestra newsletter

Usamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y obtener datos estadísticos de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en Política de privacidad y cookies