English 91 399 58 81
Compartir

Del fordismo a la cultura de empresa

1 septiembre, 2022

Como decía Bob Dylan, ‘The times they are a-changing’. Es verdad que los tiempos cambian, llevan haciéndolo desde que el mundo es mundo.

A nivel empresarial no iba a ser menos. En una sociedad globalizada, hiperconectada y con un ritmo de vida frenético, las palancas económicas se ven afectadas, para bien y para mal, constituyendo nuevas realidades a las que nuestros antecesores no están acostumbrados.

El concepto ‘cultura de empresa’ para un trabajador de principios del siglo XIX sería una utopía, pero a día de hoy se trata de un aliciente más para querer ocupar una vacante, sumada al clásico salario o los períodos de vacaciones.

De cómo un mecánico de Detroit cambió nuestras vidas

Henry Ford tuvo una intuición. En el año 1903 inició un ambicioso proyecto, fundando la Ford Company e impulsando un cambio histórico. Lo que a priori fue una decisión empresarial, se convirtió en una nueva forma de producir a nivel mundial.

El montaje en cadena empleado para fabricar coches en serie redujo los costes al mínimo, y posibilitó la adquisición masiva por parte de las clases medias, convirtiéndose en uno de los pilares del capitalismo. Ford, probablemente sin pretenderlo, cambió las vidas de millones de personas en su presente, pero también en el futuro, hasta el día de hoy.

Quien haya visto ‘Modern Times’, de Charles Chaplin, podrá hacerse una idea de lo que suponía trabajar en una de las factorías de Ford. Como partes de un engranaje, los empleados eran mano de obra cumpliendo con un cometido muy concreto y repetitivo, pero con uno de los últimos modelos de automóvil aparcados en la puerta. Su flamante coche estaba esperándolos para llevarlos a casa y descansar, con la perspectiva de un nuevo día, exactamente igual al anterior.

Más de un siglo después podríamos decir que el contexto ha cambiado. La realidad social, política y económica es muy distinta, pero el germen del sistema sigue siendo el mismo. Entonces, ¿qué es lo que cambia?

Aprendizaje colectivo

Son muchos los factores que nos han traído al momento actual. Se han conseguido grandes avances sociales, impulsados entre otras muchas cosas por un mayor acceso a la información o a la percepción de otras realidades. Internet y la interconexión global nos han abierto los ojos y las puertas a otros mundos, y no hablamos de ciencia ficción.

La percepción de la realidad de una persona en Senegal cambia cuando puede trabajar en remoto con alguien en Canadá. De la misma manera que un fabricante de microprocesadores en China, que está en contacto con un cliente en Alemania, recibe nuevos ‘inputs’ que pasan a formar parte de su pensamiento crítico. Vemos cómo las cosas cotidianas son un motor de cambio hoy en día.

Hemos aprendido que lo que dábamos por sentado puede tener una contraparte y ahora, más que nunca, somos más críticos y exigentes. Todo ello nos lleva a exigir más, superando la traslación del vivir para trabajar al trabajar para vivir. Estamos en un nuevo punto, “trabajar y vivir”, siendo nuestro empleo una rama más de nuestro árbol vital y no un simple medio.

De lo abstracto a lo concreto

Pasar de la teoría a la práctica no siempre es fácil. La búsqueda de la satisfacción vital es una meta eterna por nuestra propia naturaleza. El banderín de llegada siempre se desplaza cuando parece que estamos a punto de alcanzarlo, porque una vez hemos cubierto nuestras necesidades inmediatas, otras nuevas aparecen en el horizonte.

A nivel pragmático y centrándonos en el ámbito laboral, llegar a ese punto común entre compañía y trabajador no es sencillo. Requiere de mucha empatía por ambas partes, desarrollo, ensayo-error y escucha activa.

Seguramente Ford no había pensado en el concepto de cultura empresarial. ¡Ni se le pasaría por la cabeza! Él quería obtener más beneficios y que también lo hicieran sus empleados, en un ciclo económico simple —a más aumento de capacidad adquisitiva, mayores ventas—, sin embargo en su ecuación no entraba lo anodino de su planteamiento para el trabajador o la falta de realización y trayectoria.

Vivir la empresa y defender los colores

De la búsqueda de esa conjunción perfecta entre anhelo personal e interés empresarial nace el concepto actual de cultura de empresa.

Muchas compañías han detectado la necesidad de generar marca no solo hacia fuera, ya que la personalidad de la empresa debe traducirse también de puertas para dentro. Eso que desde hace años lleva ejemplificando Google, como idealización de compañía ‘cool’ y adaptada a la más inmediata actualidad, está ya en el foco de muchas directivas, como una solución irremediable a la problemática de la captación y la retención de talento.

La ecuación empresarial contiene nuevas variables, todavía por explotar: el plan de carrera, la calidad de vida o la realización personal son solo algunos ejemplos.

«Estamos en un nuevo punto, “trabajar y vivir”, siendo nuestro empleo una rama más de nuestro árbol vital y no un simple medio.»

¿En qué se traduce una buena adaptación a la situación actual?

Que un trabajador se sienta valorado en su empresa, va a repercutir directamente en su rendimiento y en la afinidad de cara al equipo, a la filosofía e incluso a los clientes. No hay mejor prescriptor de marca que quien pasa ocho horas diarias viviéndola y además concuerda con ella.

No debemos olvidar que detrás de cada puesto de trabajo hay una persona distinta, con sus propias particularidades, a la que debemos cuidar sin patrones. Cada cual elige su camino y vive su día a día en base a diversos factores, que debemos tener en cuenta ante cualquier decisión empresarial.

Un plan de carrera profesional requiere de un buen marco que incluye valores, proyección, conciliación y adaptación al cambio, entre otras cosas. Muchas veces nos centramos en fijar un itinerario de crecimiento vertical, donde asumimos que la persona quiere dejar de ejecutar paulatinamente para pasar a coordinar y dirigir. Trasladamos ambiciones personales o estereotipos a realidades muy distintas.

Esto no quiere decir que alguien que no quiera medrar verticalmente se vaya a estancar. El crecimiento horizontal, el refresco profesional o la complementación son también vías muy interesantes de realización, que tendremos que tener en cuenta si queremos enfocar de manera correcta la progresión de determinadas personas.

Trazar un plan de carrera personalizado requiere de un análisis constante, de una conversación diaria, que nos permitirá conocer a nuestros compañeros de equipo y saber qué necesitan en cada momento.

Necesidad de reciprocidad

Como en cualquier relación, la clave del éxito está en que los aportes sean equitativos. Hablamos de generar un buen ambiente, un contexto ideal para un determinado equipo y unos planes de futuro adecuados; pero no podemos olvidar que el ecosistema se compone de muchas partes, donde cada uno de nosotros debe construir.

Debemos ser conscientes, como trabajadores, de que tenemos un papel de cara al proyecto y al equipo. Somos, efectivamente, piezas de un engranaje, pero abandonando la idea de «maquinaria de rutina fija»; somos un sistema vivo y en constante evolución, que necesita de nuevas ideas, propuestas y críticas constructivas.

Parafraseando a Chaplin: “No esperes a que te toque el turno de hablar; escucha de veras y serás diferente”.

Únete al equipo

  • Digital Project Manager

    Buscamos un Digital Project Manager con experiencia en el desarrollo y gestión de proyectos de UX. Una persona responsable, comprometida con los resultados, con ganas de aprender y aportar, que sepa trabajar en equipo y empatizar con los clientes. ¿Te identificas con esta descripción? ¡Aplica a nuestra oferta!

    Saber más
  • UX/UI Product Designers (iOS / Android)

    ¿Llevas tiempo trabajando con componentes nativos de iOS y Android? Te estamos buscando. Necesitamos Product Designers con experiencia, que sean capaces de trabajar en equipos multidisciplinares y busquen una proyección de carrera en todos los niveles, trabajando mano a mano con grandes clientes, de la talla de Roca, Acciona o Inditex.

    Saber más
  • Talent Recruiter & Corporate Marketing

    Buscamos a una persona que ayude en la captación de talento y la estrategia de comunicación de la compañía. Si te consideras un perfil estratégico con experiencia en comunicación, marketing,  captación de perfiles y conoces el sector diseño, esta es tu oferta.

    Saber más

También te puede interesar

Suscríbete a nuestra newsletter