English 91 399 58 81
Compartir

Esther Achaerandio de Deloitte: «Necesitamos más unidad como colectivo para reivindicar nuestro espacio»

5 junio, 2019

Esther es Business Designer y Behavioural Design Thinker en Deloitte Digital. Su función consiste en sacar a los clientes de su zona de confort, ayudándoles a imaginar nuevas posibilidades a través del diseño centrado en las personas. Cuenta con más de diez años de experiencia como artista y creativa profesional, y 8 años como especialista en pensamiento de diseño. Experta en investigación cualitativa, emprendedora, activista creativa y estratega. Especialmente interesada en el pensamiento sistémico, el diseño aplicado a la mejora organizativa, la innovación a través del liderazgo, y el desarrollo de nuevos negocios a través de la tecnología.

Gracias a su trayectoria como artista visual, ha tenido la oportunidad de realizar exposiciones individuales y colectivas, tanto a nivel nacional como internacional, así mismo ha conseguido premios y las becas relevantes para el desarrollo de su producción creativa. En paralelo a su carrera artística, se ha formado en Antropología Social y Cultural. Su trabajo de campo principal tuvo lugar en el MediaLab Prado en 2010. Su experiencia en MediaLab fue un punto de inflexión en su desarrollo profesional. Cuestiones tales como estudios interdisciplinarios, la co-creación, el intercambio, la interacción, la creación de prototipos y la experimentación en la producción de conocimiento significatívamente cambiaron su forma de ver, entender y participar en el mundo en que vivimos. En este sentido, las dos grandes líneas que habían dibujado intuitivamente su biografía – la creatividad artística y la investigación antropológica – se fusionaron en un solo camino gracias al pensamiento de diseño.

Si bien su talento como artista y sus estudios en antropología social la han ayudado a navegar en entornos de alta incertidumbre, Esther ha seguido ampliando su capacidad para impactar y mejorar sus habilidades de negocio. Gracias a una Beca Fulbright, ha estudiado el programa de estrategia de diseño y administración de MS en Parsons, The New School of Design en Nueva York.

¿Cómo crees que ha cambiado el mundo del research en el entorno digital los últimos años?

Es una pregunta muy interesante, si bien el entorno digital nos a abierto las puertas a un mundo lleno de posibilidades, al que tengo que estar enormemente agradecida porque me ha permitido encontrar un entorno de trabajo en el que la creatividad y la investigación se funden de manera muy orgánica; últimamente tengo la sensación de que estamos haciendo grandes esfuerzos por adaptar las herramientas y las tecnologías existentes a las personas, en vez de pensar en las necesidades reales de las personas en un entorno digital. Tal vez tengo una visión sesgada porque vengo del de la consultoría, y trabajo para clientes que quieren responder a sus necesidades de negocio. Pero esto no me exime de responsabilidad a la hora de pensar en el propósito de mi trabajo, aceptando vivir conscientemente con esta contradicción. Creo, que el entorno digital es uno más de los entornos de investigación, pero no el único. Como investigadores debemos ser capaces de pensar de forma más relacional, y no excluyente, sino estaremos retroalimentando una visión sesgada del mundo.

¿Cuál es bajo tu punto de vista lo que los clientes esperan realmente al contratar una investigación?

Creo que hay muchos tipos de clientes, diferentes niveles de interlocución, que esperan cosas diferentes, aunque desafortunadamente en líneas generales, la mayoría piensa en investigación de mercado y no investigación de diseño. Creo que hay clientes que contratan investigación para constatar sus hipótesis y tener presupuesto en sus departamentos; y creo que hay clientes que esperan algo más, esperan escuchar, aunque lo que se les diga sea incómodo. Son los menos, pero en mi experiencia son las relaciones más gratificantes para ambas partes. En este sentido creo que en las organizaciones hay un problema que tenemos que romper y es el de alimentar la investigación para endulzar los oídos de nuestros clientes. Intento siempre estar en foros en los cuales pueda enfatizar con diversidad de opinión e involucrar a los clientes en nuestra práctica; porque el autodescubrimiento y el empoderamiento a través de la investigación de diseño no solo nos permite descubrir cosas nuevas, sino que es un proceso transformacional enriquecedor para el cliente.

Como investigadores debemos ser capaces de pensar de forma más relacional, y no excluyente, sino, estaremos retroalimentando una visión sesgada del mundo.

Esther Achaerandio
Studio Lead

¿Cómo podemos asegurar que los resultados obtenidos en una investigación aportan valor o mejoras al proyecto, producto o servicio?

Uno de los puntos que me gustaría tratar en el encuentro es precisamente la diferencia entre investigación social y/o antropológica, y la investigación de diseño. La investigación de diseño no esta orientada a asegurar un resultado concreto, sino a inspirar a la acción como parte de un proceso creativo. Es decir, nuestros descubrimientos estarán sujetos a que formen parte o no explícita del valor que aportamos en un proyecto, pero sin lugar a dudas deben inspirar nuestras decisiones creativas. Lo que quiero decir, es que es una herramienta creativa más, pero con otras particularidades. En vez de obedecer directamente a la intuición como haría un creativo de publicidad, por ejemplo, nosotros nos inspiramos a través de técnicas de investigación cualitativas. No sé si el objetivo es asegurar que los resultados que obtenemos aporten valor, pero creo al menos desde mi experiencia particular, aportan. Donde creo tendríamos que prestar nuestra atención es nuestra práctica y no olvidar que nuestra aproximación metodológica nos induce a entrar en un estado de aprendizaje metacognitivo continuo. Es decir, tenemos que prestar atención a nuestra autoevaluación personal, de cómo aprendemos, de nuestras debilidades y fortalezas. Porque solo así, seremos capaces de realmente mirar el mundo como si fuera el primer día y “descubrir” cosas nuevas, seremos también capaces de identificar nuestras prenociones para no enamorarnos de nuestros pensamientos y debatir con nuestros colegas para coincidir en la discrepancia. Al fin de cuentas, nuestras propias narrativas del mundo rara vez son completamente ciertas o falsas; todas ellas son útiles en mayor o menor medida, dependiendo de las ideas que transmitan y de las cuestiones que provoquen.

¿Cómo ha evolucionado la formación de los researchers en España? ¿Cuáles deberían ser los objetivos de una formación?

Lo malo de ser un colectivo poco profesionalizado, con todo mi respeto, es que personas que en un bootcamp de 15 días se forman en pensamiento de diseño, creen que ya tienen todas las capacidades necesarias para superar cualquier reto de diseño. No estoy en absoluto en contra de que cualquier persona quiera reenfocar su carrera y aprender cosas nuevas, yo lo he hecho dos veces y por eso tengo una extensa trayectoria académica. Pero si creo que deberíamos ser más honestos a la hora de demostrar nuestras capacidades, porque no todo vale. Habrá personas que tengan un don y sean expertos por naturaleza en nuestro gremio, pero seguramente se puedan contar con los dedos de la mano. Para el resto que somos la mayoría, creo que para ser un buen investigador hay que estudiar alguna disciplina que realmente este vinculada con nuestra práctica como sociología, antropología y psicología. Este tipo de estudios no únicamente nos preparan para una práctica y/o profesión, sino que nos ayudan a estructurar nuestro pensamiento a través del aprendizaje metacognitivo. A mi jamás se me ocurriría meterme en una sala de quirófano con bisturí en mano, por muchos libros que me lea, tutoriales y/o cursillos de 15 días. Si yo tuviera que empezar de cero, probablemente además de matricularme en la universidad, me acercaría con toda mi humildad a alguien que considere que es un buen investigador e intentaría trabajar con esa persona. En muchas ocasiones el “entorno de pruebas” de un curso concreto, no responde a las necesidades y barreras que un investigador tiene que superar en un entorno real. No existe el proyecto perfecto, con las condiciones perfectas, así que, si no tenemos desarrolladas las destrezas del conocimiento de lo social y la experiencia trabajando en campo, creo que no estaremos respondiendo a las expectativas profesionales de nuestra práctica. Con esto no quiero desilusionar, creo que cualquier persona es capaz de todo, pero si queremos ser un colectivo legítimo tenemos que asegurar la calidad de nuestra práctica.

¿Cómo ves el futuro de los researchers?

No puedo hablar por todo el colectivo, pero si puedo explicar mi visión personal y profesional. Insisto constantemente en que la investigación de diseño nos inspira acción y nos ayuda a crear nuevas visiones del mundo, nuevas narrativas, y posibilidades, pero también tenemos que tener cuidado con las decisiones que queremos inspirar o al menos ser naif y obviar sus implicaciones. Para mi el investigador debe ser capaz de elevar de igual manera las posibilidades creativas como sus consecuencias, porque nuestros diseños afectan a las personas, a la sociedad e incluso a nuestro planeta. La noción de “Stewardship” ha ganado terreno en los últimos años. El propósito de convertirnos en guardianes del mañana, nos reta a la hora de abordar los problemas actuales, sin perder de vista sus consecuencias, porque el futuro lo estamos diseñando cada día del presente. Esta noción tiene una profunda implicación ética. Así que si tuviera que decir como veo el futuro de los investigadores en breves palabras creo que tenemos que empoderarnos del rol de guardianes de la ética en diseño.

¿Qué esperas del Damn! I’m researcher?

Poder disfrutar de la experiencia de mis compañeros, aprender y compartir inquietudes. Hay muchas barreras actuales en nuestro desarrollo profesional. No hay más que ver que perfiles buscan las organizaciones en LinkedIn. Creo que hay un gran desconocimiento de nuestra especialidad, y que es común ver como nuestro valor queda diluido en una amalgama de palabros de moda. Creo que necesitamos más unidad como colectivo para reivindicar nuestro espacio y la mejor forma de hacerlo es a través de nuestro trabajo y el ejemplo de buenas prácticas en el día a día.

Damn! I'm researcher

Conoce más sobre el evento
Autor

Compartir

Suscríbete a nuestra newsletter

También te puede interesar

Usamos cookies de terceros para mejorar nuestros servicios y obtener datos estadísticos de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información en Política de privacidad y cookies