English 91 399 58 81
Compartir

Consejos para no caer en el bloqueo creativo

9 enero, 2023

¡Bienvenidos de vuelta! Anteriormente habíamos tratado en nuestro blog un reto esencial para toda agencia de diseño: ofrecer un producto fresco y diferenciado para cada cliente.

En la aproximación realizada en el artículo anterior, hablábamos de cómo se enfrenta el equipo visual de Redbility a este reto. Arrancando con el foco puesto en la asimilación de la estrategia y los objetivos propios del proyecto, y combatiendo el miedo al lienzo en blanco sumergiéndonos en referencias e inspiración.

Por ello, continuaremos explorando los siguientes pasos con los que profundizar en el proyecto e ir recorriendo el camino hasta dar con un resultado satisfactorio. ¡Seguimos!

No descuides a la competencia

En un primer momento, puede que te dejes llevar por la tentación de pensar que el camino más directo para llegar a la solución pasa por hacer lo contrario a lo que haga la competencia. Mediante esta lógica es fácil asumir que la diferenciación está asegurada, ¿no? Sin embargo, esto puede ser un grave error si no se fundamenta dentro de tu proyecto. 

Uno de los pasos inevitables para comenzar nuestro encargo es analizar a los competidores. Al hacerlo, lo más importante es entender por qué hacen lo que hacen. Adicionalmente, diferenciaremos las buenas prácticas que puedan ser interesantes para la experiencia de los usuarios o para negocio, de las que no lo son. Recuerda que el ejemplo de tus competidores puede ser empleado como argumento para justificar una decisión, tanto por asimilación como por distinción.

Guardar sus referencias positivas nos servirá para evaluarlas en fases posteriores y decidir qué incorporaremos a nuestro proyecto, buscando un equilibrio entre la diferenciación y la aplicación de buenas prácticas detectadas, algo necesario para construir un producto consistente.

«Entender por qué hacen lo que hacen.»

Está todo inventado… ¿O no?

Nunca seremos lo suficientemente originales, aceptémoslo. Como diseñadores visuales, crear algo novedoso que marque tendencia puede ser una de las finalidades que persigamos, pero debes saber que probablemente lo que diseñes, ya lo hayan hecho otros anteriormente. ¡Esto no debe frustrarte!

Ten en cuenta que nos inspiramos incluso de una manera inconsciente. De hecho, no es nada malo, ya que nuestra memoria almacena y reconoce estos recuerdos dejando salir las mejores ideas para aplicarlas en nuestros proyectos.

Debes aprovechar esto a tu favor, siempre tratando de agregar un toque personal basado en tu experiencia, conocimiento y personalidad. De esta forma conseguiremos un diseño que quizás no sea del todo novedoso, pero será igualmente único y original, con el sello propio de las manos que lo han trabajado.

Escribe, colorea, escribe, colorea…

Seguro que sabes que la tipografía, el tono de la comunicación y la paleta de colores son algunos de los elementos esenciales que definen el alma de un proyecto. Por ello es importante que les demos la relevancia que merecen, llegando a probar, probar y probar variantes hasta dar con una solución adecuada. Como recomendación, tratemos de evitar emplear combinaciones ya usadas en otro proyecto para asegurar así resultados diferenciados. 

Reinventar es una opción, no una obligación

Hablemos de un punto con el que nos encontraremos al ir desarrollando nuestro proyecto. Más de una vez, al avanzar, has echado la vista atrás y revisado algo que ya funcionaba. Enfrascándote en intentar mejorarlo dedicándole una gran cantidad de tiempo para modificar pequeños detalles. Tenemos que entender que siempre habrá más vías de hacer las cosas, ¡no te estanques en cambiar algo que ya está bien hecho!

Aún así, si todavía quieres intentar modificar algo ya diseñado, te animamos a que lo hagas siendo consciente del potencial aumento de valor que puede conllevar y sin que se te vaya tu vida y timing en ello.

Confía en tu equipo, cuatro ojos ven mejor que dos

Otro consejo fundamental para salir de bloqueos o dudas sobre el rumbo que van tomando nuestros diseños es apoyarnos en el equipo. En Redbility tenemos la suerte de estar rodeados de un gran equipo, donde siempre tenemos compañeros abiertos a colaborar con nosotros. Y como se suele decir, cuatro ojos ven mejor que dos, así que, cuenta con su visión fresca e imparcial sobre el producto para encontrar una vía por la que romper el bloqueo y continuar con el desarrollo del proyecto.

Solo abriendo y analizando diferentes vías podremos determinar cuál es la correcta, y esta es una manera fantástica de detectar caminos inexplorados y poder compararlos (aunque finalmente el camino sugerido acabe por no ser el adecuado).

Cuestiónalo todo… ¡Incluso si lo haces tú!

Por último, te aconsejamos que te cuestiones la idoneidad del resultado propuesto. Sabemos el esfuerzo que ha costado llegar hasta él, pero cuestionarse y poner a prueba cómo responde la solución planteada es un excelente ejercicio para alcanzar la excelencia en tus productos diseñados.

Además, ¡no tienes por qué hacerlo solo! Prueba a enseñarle el producto a alguien, exponte a sus preguntas y comprueba si los objetivos que se debían satisfacer se han cumplido, o si aún quedan ajustes por hacer.

Con todo esto, podrás determinar si el resultado de tu trabajo parece encajar y está preparado para afrontar las pruebas definitivas: en primer lugar el filtro de los clientes y finalmente, el de los usuarios a los que se dirige.

Con esto hemos llegado al final de nuestros artículos sobre cómo hacemos frente al apartado visual de un proyecto en Redbility. De todos modos, recuerda que esta es solo una forma de trabajar y que habrá otras muchas. Aplica a tu día a día aquella fórmula con la que más comodidad sientas al crear y que a la vez encaje con los objetivos del proyecto.

¡Solo así conseguirás resultados excelentes! 🙂

Autor
UX Consultant

También te puede interesar

Suscríbete a nuestra newsletter